30/12/12

MARTÍN CAROTTI ¿QUIÉN ES?

 

Este personaje, que aparece en el reciéntemente estrenado film "Desiertos de Piedra" realizado por la productora independiente Agalon, es uno de los lobbystas más reaccionario y activista que hay en el negocio de la megaminería metalífera hidrotóxica (minería metalífera de gran escala que emplea cantidades importantes de agua y sustancias tóxicas en el proceso de separación de metales, llevada a cabo por corporaciones transnacionales para atender demandas ajenas a las de satisfacer necesidades de las poblaciones locales).
Si uno fundara su apreciación exclusivamente en la forma que emplea para decir lo que dice, sin analizar demasiado el contenido y el trasfondo; y fuera de coincidir o no con sus apreciaciones y modos, podríamos decir que dentro de su rubro es un verdadero militante aguerrido; sin embargo basta con echar un vistazo a la maraña de contratos corporaticos, actuaciones notariales, procedimientos administrativos y documentos públicos donde este señor aparece sindicado y rubricando, para saber concretamente y con datos empíricos, cuáles son los intereses particulares que motivan su comportamiento, el que no surge de manera espontánea, sino que más bien es algo muy bien planificado y estudiado por él mismo.
  
El primer encuentro
  
A Martín Carotti lo conocí a comienzos de los '90s, cuando era guardaparque del Parque Provincial Tupungato, provincia de Mendoza. En aquella oportunidad empleados de una empresa minera vinculada a él, aparecieron con topadoras abriendo una picada vehicular en el prístino valle de los ríos Santa Clara y Las Tunas. En este accionar, a su paso, las máquinas iban rompiendo, entre otros tesoros naturales del lugar, los "cuye" o "yaretas" (Oxalys erithrorrhyza), unas plantas milenarias de la alta montaña que en ese lugar en particular, pueden alcanzar una edad de hasta 3000 años: Para graficar la magnitud del destrozo que se estaba llevando a cabo en se momento, el episodio podríamos asemejarlo a nivel ecológico, a como si alguien fuera con una motosierra y empezara a talar el alerzal milenario del Parque Nacional Los Alerces.
Las yaretas del Río Santa Clara pueden vivir hasta 3000 años
Obviamente, se hizo la correspondiente denuncia y al parecer, en ese momento el señor tomó conocimiento que el lugar no estaba disponible para el pillaje y la depredación que pretendía llevar a cabo, sino que había un área natural protegida, una de las primeras de la provincia de Mendoza: el Parque Provincial Tupungato, especialmente creada por las leyes provinciales 5026 y 6114, para proteger el ambiente natural de la Cordillera de los Andes, sus aspectos ecosistémicos particularmente singulares y los bienes comunes y servicios ambientales que sustentan la vida y la economía de la población, así como brindar a la misma una herramienta para desarrollar sus actividades productivas en armonía con la naturaleza, poniéndolo precisamente a resguardo de acciones como las que Martín Carotti pretendía llevar a cabo.
Es evidente que a este señor no le interesa para la nada la protección del ambiente, si ello fuera así, oportunamente hubiera dejado de lado su negocio particular en la zona, para permitir que se lleven adelante los objetivos de interés general que movilizaron la creación del Parque Provincial Tupungato. Pero los hechos concretos demuestran que su comportamiento está en las antípodas de eso: habiendo tomado conocimiento de su existencia, por aquel entonces se dedicó a hacer lobby en la Legislatura de Mendoza para anular o cercenar el área protegida, cometido que logró tras la sanción de la ley 6459, que de hecho fragmentó en dos el Parque Provincial Tupungato, quedando en el medio sus derechos mineros como una suerte de agujero negro, interfiriendo en los objetivos de conservación del parque y volviéndolo, desde ya, un área inviable desde todo punto de vista, tanto desde el punto de vista ambietal, así como social y económico.
Por suerte, como dice el dicho "quien las hace las paga" y finalmente en 2010 se logró la sanción de la Ley Provincial 8308, de creación del Parque Provincial Cordón del Plata que restituye para beneficio y goce de la población, las áreas arrebatadas por este señor a todos los mendocinos.
   
Los primeros pasos como lobbysta y agente inmobiliario de la propiedad minera
  
A partir de aquella primera denuncia y no contentos con la actitud de este señor y de las autoridades que le llevaban el apunte en cada barbaridad que decía y de esa manera eran convencidas para borrar con el codo lo que escribían con la mano, decidimos informarnos por nuestra cuenta y así descubrimos que de acuerdo a lo asentado en documentos públicos, Martín Carotti es dueño de una gran cantidad de derechos mineros, entre cateos, manifestaciones y minas, repartidos en todo el territorio de la provincia de Mendoza; los cuales fueron adquiridos durante la época del PASMA (Programa de Apoyo al Sector Minero Argentino), un plan diseñado e implementado por el gobierno de aquel entonces para incentivar el negocio de la compra-venta de derechos mineros, llegando incluso a otorgarse concesiones mineras a particulares de manera irrestricta y gratuita. Sin lugar a dudas este plan formó parte de la nefasta política de entrega de los bienes de todos los argentinos llevada a cabo en los '90s.
Para llevar adelante esta adquisición, el señor contaba con información estratégica que había "obtenido" de Fabricaciones Militares, donde se había desepeñado como empleado cuando joven, entre 1985 y 1991, según reza su CV; período este curiosamente coincidente con aquel en que la empresa estatal había empezado a ser rapiñada y desguasada, como ocurrió con todas las empresas del estado en la previa a las privatizaciones. Esta suerte de "obtención" de información estratégica también queda evidenciada en el hecho de que al volcar en el mapa la mayoría de los derechos mineros que adquirió por quel entonces, su ubicación y superficie coinciden en su totalidad con algunos de los planes mineros elaborados por esa institución en la década del '70. Evidentemente el señor sabe mucho del tema minero, pero no precisamente por erudito o por ser un explorador de la montaña...
Las concesiones mineras de MC en Mendoza
En base a lo anterior, se entiende entonces el motivo de que varios de los derechos mineros de Martín Carotti que en su gran mayoría fueron adquiridos gratis o con una mínima erogación de su parte, hoy están bajo la mira de las corporaciones transnacionales que están dispuestas a pagarle millones para que se los transfiera o arriende para ser explotados.
Entre su "cartera de proyectos" figuran los siguientes: Los Petisos, Santa Clara, Don Sixto (también denominado "La Cabeza), y Anchoris. Como co-titular en varios de los derechos mineros también figura su esposa, Claudia Rubinstein, más allá de que por su naturaleza legal de bienes inmuebles, estos derechos también integran la sociedad conyugal. Mas adelante veremos que el papel de su mujer en sus negocios va más allá de lo meramente circunstancial que puede llegar a ser constituir una sociedad conyugal. En algunos derechos mineros también figura el nombre de Carlos Osvaldo Giustozzi.
Como evidentemente el negocio de este señor es especulativo y no productivo, no tiene ni la estructura ni las ganas de trabajar por cuenta propia para desarrollar dichos proyectos; por ello, ha ido diseñando un complejo entramado de acuerdos comerciales con otros lobbystas, intermediarios, franquiciantes y empresas junior subsidiarias de los popes mundiales en la materia.
  
El rol de la abogada Patricia Inzirillo en sus negocios
  
La apoderada legal de Martín Carotti es la abogada Patricia Inzirillo, muy conocida en el medio local por ser también apoderada, patrocinante y franquiciante de numerosas empresas extranjeras del rubro: Angloamerican, Portal del Oro Resources, Minera Chapleau, Argentina Development Minerals, Exeter Resource, Cognito Limited, etc; así mismo, se la reconoce formando parte de innumerables sociedades fantasmas que aparecen y desaparecen en froma permanente (algunas con denominaciones que despiertan cierta curiosidad): Minera Kinross, Bahía Altántica S.A., Minera Peregrine, Minera Far West S.A., Minera Mariana, Minera Victoria, Minera del Sol, etc, etc, etc...
También conocidos son los traspiés legales que tuvo esta señora: podemos poner como ejemplo que en 2005, patrocinó un juicio de Angloamérican contra el Gobierno de Mendoza por la ampliación de la Reserva Natural Laguna del Diamante, determinada por la ley provincial 7422, donde quedaron dentro derechos mineros de esta empresa. La causa tuvo una fenomenal defensa de parte de los abogados de Asesoría de Gobierno de Mendoza, en cuyo escrito rebatieron todos y cada uno de los argumentos suscriptos por Inzirillo. Tan contundente fue esa defensa que finalmente, tres años más tarde, ante la falta de sustento legal y técnico para seguir llevándola adelante, la abogada decidió hacer que la firma abandone la causa judicial.
Otro de los fracasos de Inzirillo fue pretender llevar adelante la exploración avanzada de los derechos mineros de Angloamerican que no habían sido alcanzados por la ampliación de la Reserva Natural Laguna del Diamante: durante el procedimiento de Estudio de Impacto Ambiental recibió una contundente negativa al ser rechazado por la Municipalidad de San Carlos, el dictamen técnico del municipio fue realmente demoledor y terminó enterrando el proyecto, situación que se vio reforzada años después con la sanción de la ley de creación del área natural protegida Portillo Piuquenes, en la cordillera de Tunuyán, Tupungato y San Carlos.
Una trapisonda bastante resonante que protagonizó esta mujer tiene mucho que ver con eso, cuando tiempo antes, esos mismos derechos mineros antes de estar en manos de Angloamerican, pertenecían al geólogo mendocino Carlos Monjo, que en aquel entonces asumió como director de minería de la provincia. Al tomar estado público la tenencia de estos derechos mineros, situación incompatible con la de ejercer un cargo público, y encima ubicados en una zona conflictiva, Inzirillo (que también era apoderada legal de Carlos Monjo), intentó armar una operación tipo montaje para hacer figurar una transferencia de tales derechos mineros, mediante una triangulación bastante rebuscada: Monjo se los tranfiere a ella y luego ella se los transfiere a Angloamerican, empresa de la que ella es franquiciante local. En los protocolos notariales, además de figurar los números fraguados para que la fecha de transferencia asentada fuera anterior a la asunción de Monjo como Director de Minería, se daba el curioso dato de que ella firmaba sola, tres veces en la misma actuación notarial: como transfirente, certificante y apoderada de AA. Finalmente esta inocultable trapisonda urdida por la abogada Patricia Inzirillo, hizo que a los pocos meses, el malogrado Carlos Monjo (que en realidad la había contratado para salvarlo y no para hundirlo), renunciara a su cargo sin pena ni gloria y se borrara de Mendoza. La documentación de esta actuación notarial está contenida en su totalidad en los expedientes 401-I-04-03873 y 1961-I-05-03873 de la Dirección de Recursos Naturales Renovables de Mendoza.

El Proyecto Minero Santa Clara (en rojo) quedó totalmente comprenido dentro de áreas naturales protegidas (amarillo), creadas por ley de la legislatura provincial, en el marco de los planes ambientales y de ordenamiento territorial diseñados por los equipos técnicos del gobierno de Mendoza y validados socialmente como parte del Plan Estratégico Mendoza. En estos espacios está prohibida la actividad minera, ya que su objetivo prinipal es proteger los bienes comunes indispensables para la vida del hombre: glaciares, vertientes, humedales altoandinos y demás fuentes de agua que brindan un servicio ambiental insustituible para la economía de la población.
   

No es casual que pretenda llevar a cabo megaminería en áreas naturales protegidas...

La decisión de llevar adelante el proyecto Santa Clara a como dé lugar, se ve reflejada en el impresionante contrato firmado entre él, su esposa y la empresa canadiense Minera Andes Inc. En el contrato que data de 1997, se establece que la corporación extranjera ha de llevar a cabo la prospección y exploración del yacimiento pagando a los propietarios U$S 450.000.- con una opción de compra por U$S 1.950.000.-
Si bien las cifras de dinero son astronómicas e inimaginables para la mayoría de los mortales que pisa esta tierra y por sí solas son reveladoras de los intereses puestos en juego; cabe mencionar que la empresa Minera Andes es una de las tantas subsidiarias de la corporación McEwen Mining, de Canadá, propiedad del magnate norteamericano Rob McEwen.
El proyecto Santa Clara finalmente no pudo desarrollarse, sobre todo porque alguien como McEwen (que incluso se autoarroga el llevar a cabo ciertas acciones filantrópicas), ni loco arruinaría su imágen pública embarcandose en una explotación minera en un parque natural reconocido incluso a nivel mundial, como es el Parque Tupungato. Aún así Martín Carotti pretendió llevar adelante dicho negocio, y así le fue...
Pero tampoco todo es loas para el socio magnate de Martín Carotti que no pudo ser: Minera Andes sigue manteniendo intereses en Argentina: es dueña del 49% de la explotación San José Huevos Verdes, en la provincia de Santa Cruz, explotación varias veces denunciada públicamente por contaminación e inseguridad laboral. El otro proyecto avanzado del cual es dueño el 100% es Los Azules, en San Juan, que actualmente está en fase de exploración Avanzada, dando losúltimos pasos previos para comenzar la explotación. Además Minera Andes tiene registradas concesiones al menos en los catastros mineros de Santa Cruz, Chubut, Río Negro, Mendoza y San Juan. En el caso de Chubut, no menor es el dato de que algunas de las minas y manifestaciones de descubrimiento del Cordón de Esquel le pertenecen.

Una curiosidad más bien simbólica, es el hecho de que las empresas del magnate McEwen (con las cuales Martín Carotti ha llevado adelante negocios comerciales plasmados en la suscripción de contratos y documentos públicos) tiene como logo corporativo un látigo...
  
¿Cianuro en el Río de las Tunas?

Durante la etapa de exlporación avanzada en una concesión minera de metales diseminados (como oro, cobre u otros), normalmente se efectúan ensayos de cianuración para determinar los parámetros bajo los cuales son factibles los procesos de lixiviación para separar los metales que se encuentran en la naturaleza diseminados en un yacimiento. Esta es una condición irreductible para deternimar la factibilidad económica de una explotación minera, sin la cual, obviamente, el inversor extranjero no pone la plata.
Un episodio que apuntó directamente a Martín Carotti fue la detección de niveles altos de cianuro en el Río de las Tunas en el año 2007, el cual es afluente directo del Río Santa Clara, en cuyas cabeceras se localizan las concesiones mineras del proyecto homónimo, donde con anterioridad se estuvieron realizando faenas mineras de prospección y exploración.
A pesar de que semejante circunstancia no es un hecho menor, en su momento no se le dio demasiada trascendencia, más allá de algún título amarillista de ocasión en los diarios mendocinos. No obstante ello, los legisladores de aquella provincia, dos años más tarde elevaron un pedido de informes, desconociendo si finalmente se investigó algo al respecto.
Obviamente, cuando la noticia trascendió y los comentarios apuntaron a Martín Carotti, él salió a defenderse como lo hace siempre, pero lo concreto es que no se sabe a ciencia cierta cuáles fueron las faenas mineras desarrolladas durante la exploración del área involucrada en el Proyecto Santa Clara y si la detección de niveles altos de cianuro tienen relación con tales faenas. Hasta el momento nos cabe el derecho de la duda, el cual representa la base del Principio Precautorio del derecho ambiental, establecido en la Ley Nacional 25675.

La exploración del proyecto megaminero Santa Clara efectuada en los años '90s, se realizó casi completamente sobre áreas periglaciares (actualmente protegidas por la Ley Nacional 26639) localizadas entre los 3.000 y 4.000 metros de altitud, o sea por encima de la isoterma de 0° C y por encima de la altitud mínima de la presencia de permafrost y otras formas y procesos criogénicos. Su aprobación y ejecución, además de motivar la desafectaci{on de un sector del Parque Provincial Tupungato (mediante el ejercicio del lobbyng corporativo), no tuvo evaluación de impacto ambiental ni audiencia pública. Las imágenes satelitales demuestran que dichas faenas fueron muy depredadoras del medio natural y que además con posterioridad no se realioz{o ningún tipo de remediación del medio natural afectado, en este caso la alta cuenca del Río Las Tunas, en Tupungato. Como se trató de una exploración avanzada para determinar la factibilidad econ{omica de explotar el yacimiento ya estudiado con anterioridad, es muy probable que se hayan realizado in situ ensayos de cianuraión, de ahí que el Río Las Tunas aguas abajo puede presentar por momentos niveles altos de presencia de esta sustancia.
    

La Cabeza de Don Sixto fue cortada y rodó...
  
Para entender la actitud de Martín Carotti de permanente y profundo desprecio hacia quienes protestamos contra la megaminería metalífera hidrotóxica y sus nefastas consecuencias para el ambiente y la sociedad, basta con mencionar un episodio puntual que tal vez haya marcado para siempre esta condición irreductible en él.
Apenas despuntado el milenio, la empresa canadiense Exeter Resource Corporation puso la mira en el proyecto La Cabeza (también denominado Don Sixto), cuyas pertenencias mineras son de MC y su Sra esposa. Así fue que entre la empresa, los dueños de los derechos mineros y otros intermediarios, franquiciantes y subsidiarias, se definió un acuerdo de usufructo mediante el cual el dúo Carotti-Rubinstein iba a recibir de parte de Exeter Resoruce Corporation el 3,5% de utilidades que generara dicha explotación. Esto quiere decir que de haberse llevado a cabo el proyecto, la sociedad comyugal de marras, como agente inmobiliario de la propiedad minera, iba a recibir más dinero por regalías que el propio estado provincial dueño del recurso (hasta 3% según la ley nacional de fomento a la actividad minera). El negocio era redondo para él: los últimos informes indicaban que las reservas de oro y plata de la mina Don Sixto eran de aproximadamente de 334 mil y 925 onzas aprovechables, respectivamente, que a valores y cotizaciones actuales y deducidos los costos de inversión y operatividad, representa un negocio superior a los 600 millones de dólares, de los cuales, más de 20 millones de dólares iban derecho al patrimonio personal de Martín Carotti y Claudia Rubinstein, de acuerdo a los porcentajes establecidos en el acuerdo de usufructo.
El proyecto La Cabeza estaba a punto de ser aprobado para comenzar la explotación de oro a cielo abierto con uso de cianuro, sumado al hecho de que para hacerlo funcionar requería una gran cantidad de agua que precisamente no está disponible en esa que es una de las regiones más áridas de Argentina: La Payunia; para obtenerla había que proveerse de acuíferos fósiles y confinados, localizados a gran profundidad. Por eso es que además del riesgo de contaminación y destrucción del hábitat, había otro riesgo no menos importante, que era hacer uso de un bien común único de gran valor para un proyecto particular de corta duración (16 años). No menor es el detalle de que el proyecto La Cabeza se encuentra muy próximo a La Payunia, una de las reservas naturales más importantes de la Provincia de Mendoza, con características ambientales de singularidad mundial, que han dado lugar a proponerla como Patrimonio Mundial de la Humanidad.
Pero la historia cambió gracias al reclamo popular: si bien la megaminería metalífera hidrotóxica siempre tuvo una carga implícita de rechazo masivo a nivel popular, a partir de los sucesos de Esquel en el año 2003, se desencadenaron en todo el país movimientos similares, que en el caso de Mendoza alcanzó gran repercusión e involucró en un momento a casi todos los sectores de la sociedad mendocina, produciéndose sucesivos debates, movilizaciones y puebladas que terminaron con la sanción de diversas leyes en resguardo de los bienes comunes. Así fue que, cuando se sancionó la ley 7722, el proyecto la Cabeza (o Don Sixto) quedó definitivamente trunco y la corporación extranjera se desentendió del problema y lo abandonó. Por eso MC es uno de los accionantes en la justicia para intentar bajar esa ley, y desde ya, su abogada patrocinante es Patricia Inzirillo.
De todos modos, y a pesar de las prohibiciones establecidas en la ley 7722, en el año 2012, el proyecto La Cabeza (o Don Sixto) fue adquirido por Yamana Gold, una de las corporaciones megamienras más grandes del mundo. No obstante ello, las concesiones mineras siguen perteneciendo a Martín Carotti y Sra. con lo cual entendemos que el contrato que tenía con la anterior firma, ha de seguir vigente con ésta.
  


El proyecto minero Don Sixto (La Cabeza), cuyas pertenecias mineras son propiedad de Martín Carotti, se localiza aproximadamente 180 km. al sureste de Malargüe, entre La Payunia y el límite con la provincia de La Pampa. Durante la exploración avanzada se abrió una intrincada red de caminos y picadas, se efectuaron cuantiosos movimientos de suelo y se modificó el terreno para emplazar cientos de locaciones: pasados ya varios años de concluidos estos trabajos, no se ha efectuado ningún tipo de remediación: el impacto ambiental de las faenas realizadas por los socios de Martín Carotti, sigue siendo visible desde el espacio. A pesar de que este señor habla mucho de protección ambiental y responsabilidad social empresaria en minería, su acitud en los hechos es muy diferente: los resultados están a la vista.
  
Nadie es profeta en su tierra...
  
Como Martín Carotti ha tenido demasiadas dificultades para llevar adelante sus negocios en Mendoza, donde reside, más allá de despotricar permanentemente contra toda la sociedad local, que evidentemente no lo quiere; se dedicó a buscar nuevos horizontes, propalando su arenga por diversos lugares, así fue como luego de pregrinar por diferentes provincias y países, recaló nada más ni nada menos que en la empresa Osisko Minig, que es una de las que la que pretendió (infructuosamente, claro está) desarrollar la megaminería metalífera hidrotóxica en el Cordón del Famatina, La Rioja.
A pesar de que al principio negó su pertenecia a dicha firma y después lo admitió como un vínculo esporádico y superficial ya concluido, lo concreto y verídico es que oportunamente se presentó ante la prensa (donde se ha vuelto adicto a comprar aire) como "gerente de relaciones con la comunidad" o "gerente de comunicaiones" de la misma. Sus declaraciones a los medios riojanos se hicieron particularmente frecuentes al momento de conocerse el incidente de las listas negras, así como los actos de espionaje y represión a los vecinos autoconvocados de Famatina y Chilecito; desde ya y como hace siempre, en tales declaraciones se la pasó descalificando la protesta social y sin aportar ningún tipo de dato empírico que otorgue consistencia y credibilidad a sus dichos respecto del negocio particular del cual participa y pretende imponer mediante el uso de una palabra que si bien resulta agresiva y descalificadora, por suerte para nosotros y para su desgracia, peca de inconsistente e infundada. Obviamente, habiendo quedado expuesto públicamente como el principal instigador de las listas negras, salió publicamente a desentenderse del tema, acusando de la trapisonda al Intendente de Famatina.
Recientemente y de manera drástica, la figura de Martín Carotti volvió a tomar estado público, a partir de los hechos ocurridos en la ciudad de Rawson, donde el pasado 27/11 un grupo de vecinos autoconvocados que protestaban en la legislatura provincia contra la aprobación del proyecto de ley del marco regulatorio minero, que permitiría levantar las restricciones legales contra esa actividad (logradas mediante años de debates y militancia por la vida), fueron salvajemente reprimidos por patotas de la UOCRA armadas con objetos contundentes y puestas así en el lugar mediante un operativo específicamente montado para la ocasión por parte del poder político-empresarial que está detrás de ese negocio. En ese contexto es que algunos vecinos que participaban de la protesta, reconocieron a Martín Carotti como uno de los que participes de tal operativo, a la vez de que artículos suyos aparecieron publicados por esos días en los medios locales, así como entrevistas radiales que todos escucharon. Obviamente, a pesar de que fue visto por un montón de gente, el señor trató de desentenderse de la peor manera que podría haberlo hecho: pretendiendo pasar por astuto y chistoso: "a Chubut únicamente fui una vez a ver las ballenas"

Una paranoia exacerbadamente visceral que roza lo escatológico...

Una de las carácterísticas de Martín Carotti es que está permanentemente pendiente de lo que el resto de la sociedad opina de él o de los intereses que defiende o dice defender. Para eso no sólo utiliza su blog personal (donde se dedica a proferir epítetos y elucubrar todo tipo de conjeturas infundadas respecto de quienes criticamos su nefasto accionar), sino que nunca deja de escatimar en pagar medios audiovisuales, radiales, escritos y electrónicos para llevar adelante su arenga.
Vive comprando aire, como vimos, motivos no le faltan, en el fondo eso para él es una inversión, pero no conforme con eso también se dedica a postear de manera casi instantánea, en todos los medios que publican notas que lo involucran directa o indirectamente, a veces con su nombre pero a veces con seudónimos tan risueños como inverosímiles (por ejemplo el seudónimo "protopopescu" que emplea muy seguido en el diario digital MDZ de Mendoza y así una larga lista). En el caso de los nik, la revelación de su identidad es muy sencilla, debido al estilo particular que tiene de estrellar la pluma contra el papel, o en el caso de los medios digitales, hacer sacar chispas a las teclas de su PC (supongo que debe gastar varias por año).
Lo que llama la atención del accionar de MC en este caso es la celeridad que emplea en responder en cualquier medio de cualquier lugar del país y/o el mundo y su rebuscado laburo para que las malas referencias a su persona desaparezcan de los buscadores, seguramente los rss los debe tener a full, pero sin duda, debe pasar mucho tiempo en su casa sentado en la PC, lo cual en sí no es malo, pero sí lo es hacerlo todo el tiempo para intentar tapar todas y cada una de las trapisondas que lo vuelven una suerte de falso iliminado.
Para este caso, basta con mencionar que entre otras cosas, se autoproclama "defensor del ambiente y del agua" (el único que califica así tal condición es él mismo), pero más allá que defiende un negocio que es público y notorio que atenta precisamente contra el ambiente y el agua, hay que ver a dónde vive el señor...
Martín Carotti reside en el Barrio Dalvian, de Mendoza, una urbanización privada cerrada, propiedad del conocido magnate local Daniel Vila (del grupo corporativo multipropósito Vila-Manzano), donde residen amigos, socios, empresarios y otros ricos y acaudalados personajes de la ciudad. El Barrio Dalvian está construido en el piedemonte de Mendoza, un área sísmica e hidrológicamente crítica y por ende no recomendable para construir una ciudad sobre ella: percisamente el saber de su propia ciencia, la geología, es quien ha revelado que el lugar a donde vive no es apto para ser urbanizado... Además el Barrio Dalvian se provee de agua de una vertiente "particular", haciendo un uso discrecional de un bien natural escaso en una región árida como la cuyana, principalmente para llenar piscinas y regar plazoletas y boulevares implantados con palmeras y demás vegetación exótica que nada tiene que ver con el entorno natural donde está ubicado el country. Esta forma de aprovicionarse de agua es independiente de la red que surte de este vital elemento al resto de la población del Gran Mendoza, que cada tanto vive crisis generadas por la escasés del agua mientras esta gente se la apropia y emplea de manera displicente. De tales cuestiones, el erudito especialista no dice ni mu...


Martín Carotti tiene un blog personal, en él hace una especie de elogio de la desmesura, autoadulándose al extremo y despotricando contra el resto de la sociedad, que evidentemente no lo quiere. Si bien se autotitula "comunicando minería" poco es lo que comunica respecto de los negocios megamineros en los que él mismo interviene. Evidentemente ya no sabe cómo hacer para convencer, ya no a los que no piensan como él, si no a los de su propio rubro...


Martín Carotti y la ley de glaciares

El 28/02/2011 se sancionó definitivamente la ley nacional 26639, conocida como Ley de Protección de Glaciares, luego del episodio conocido como "Veto Barrick Gold" cuando una ley similar que había sido sancionada en el año 2008 fue vetada por la presidente CFK, mediante un decreto cuyo texto parecía extraído del dicurso corporativo empresarial megaminero, colisionando con todo el amdamiaje legal consagrado en la Constitución Nacional y el resto de la legislación ambiental vigente en todo el territorio de la Nación Argentina.
La ley de glaciares proxibe taxativamente la actividad minera en las áreas glaciares y periglaciares, eso es así precisamente porque el objetivo de la ley es de interés general: preservar el bien común agua contenido en los glaciares y el suelo congelado, objetivo que evidentemente colisiona con aquellos intereses de índole particular que están detrás del negocio de la megaminería hidrotóxica. Si la ley hoy se aplicara de manera correcta y efectiva, como debería ser en un país bajo estado de derecho, varias de las explotaciones megamineras operando a lo largo de la Cordillera de los Andes, deberían dejar de existir.
Según el texto de la ley, la autoridad de aplicación es la Secretaría de Ambiente de la Nación y competente aquellas provinciales, deviniendo tal designación del carácter de "presupuesto mínimo" que presenta la norma. Sin embargo hay otra jurisdicción estadual involucrada: el IANIGLA (Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales), que es un instituto específico del CONICET con asiento en Mendoza, que se dedica a la investigación científica en estas disciplinas. El INAIGLA está designado como encargado de hacer el inventario nacional de glaciares, para determinar de manera fehaciente dónde debe aplicarse la ley; eso es así en razón de que es la institución que cuenta con los medios y el personal especializado para llevar a cabo tal tarea, además de que su director, el Dr. Ricardo Villaba, se ha mostrado como defensor de la protección de los glaciares y de la sanción de la ley, además de ser uno de los integrantes del IPCC (Panel Intergubernamental del Cambio Climático), que obtuvo el Premio Nobel de la Paz en 2007; hasta ahí todo bien, pero hay un detalle no menor...
Claudia Viviana Rubinstein (esposa de Martín Carotti), es vicedirectora del IANIGLA, méritos de índole científica por encima de su titulación universitaria y posgrados de ocación, no le faltan: su nombre aparece en una gran cantidad de publicaciones científicas, por lo que seguramente el cargo se lo debe tener bien ganado. Sin enbargo, como ya dijimos antes, su nombre también aparece en documentos públicos, como titular de derechos mineros y suscribiendo junto con su esposo acuerdos comerciales con empresas transnacionales del rubro, más allá del vínculo matrimonial entre ambos.
Siendo que Claudia Rubinstein posee derechos mineros en áreas glaciares y periglaciares, en calidad de qué participaría del inventario de glaciares? ¿como vicedirectora del IANIGLA, o como empresaria minera que pueda verse afectada? Sería por demás ético que por motus propio (y no por el reclamo social) se inhiba públicamente de intervenir o tener algún tipo de ingerencia en el inventario de glaciares, que sin lugar a dudas ha de invalidar la vigencia de sus derechos mineros y los de su marido; por más, claro está, que en el caso del Proyecto Santa Clara, ya está inhibido por estar dentro de dos áreas naturales protegidas creadas por leyes de la Legislatura y sancionada por el Gobernador. Por cierto: ¡Teléfono para el Gobierno de Mendoza! Sres funcionarios: ¿qué estamos esperando para dar de baja estos derechos mineros que en la práctica y a la sazón de la legislación viigente en el territorio de la nación Argentina y la Provincia de Mendoza, no tienen ninguna posibilidad de ser ejercitados?
   
En el mapa precedente, que corresponde a la Provincia de Mendoza, donde se han superpuesto diferentes capas SIG, se puede observar que las concesiones mineras de Martín Carotti, Claudia Rubinstein y Osvaldo Giustozzi (polígonos grises) coinciden en su mayoría con las áreas definidas en los planes mineros (polígonos más grandes de otro color). En el caso de los expedientes archivados y minas vacantes que aluden a concesiones mineras de los susodichos que volvieron a manos del estado concedente, también ocurre lo mismo. El agregado de este mapa posterior a la publicación del presente artículo, es al sólo efecto de demostrar, con información pública generada en organismos oficiales, que Martín Carotti miente.


Desenmascarando la propaladora de la violencia y el miedo

Martín Carotti practica como si fuera un deporte, tanto en su blog personasl como en diversos medios, cada vez que puede comprar un espacio, un intento discursivo que por los resultados, no sólo termina siendo poco efectivo, sino que se vuelve en contra, no sólo de su persona y supuesto prestigio, sino también del negocio que él dice defender. Si lo analizamos desde el punto de vista práctico, el discurso de Martín Carotti poca ayuda brinda al sector minero, fundamentalmente porque el objeto de su arenga en el fondo no es el desarrollo de la minería como actividad productiva, sino específicamente su negocio personal de especulación inmobiliaria devenida de la compra-venta de concesiones mineras, que por supuesto, lejos está de ser una actividad productiva, como lo es en escencia la minería como proveedora de insumos para satisfacer necesidades del hombre. Esto último, desde ya, expresado más allá de los problemas ambientales sociales y territoriales que la megaminería metalífera hidrotóxica genera y que son públicos y notorios, a pesar de que políticos, empresarios y lobbystas como él intentan infructuosamente hacerle creer a la sociedad que tales problemas son un mito y que minería y megaminería son lo mismo.
Precisamente, la falta de sustento empírico, reforzada con el empleo irrestricto de datos falseados en cada una de las alocuciones, artículos o posteos de Martín Carotti, actúan como un efecto boomerang, terminando por hacer poco creíble, incluso hasta para él mismo, todo lo que dice o escribe. Por ello es que con exacerbada frecuencia trata de reforzar sus endebles conceptos, apelando a descalificaciones y juicios de valor subjetivos, como si buscara matar al mensajero en lugar de refutar argumentos técnicos y saberes ancestrales. Esta actitud, sin lugar a dudas, vuelve a sus dichos algo más parecido a una arenga fundamentalista que a una disertación técnico-científica. Es llamativamente curioso que este señor, siendo geólogo y experto como dice ser, no haga uso del saber que su ciencia ha acumulado y en lugar de ello apele a meros silogismos para tratar de redondear su oratoria.
Como es sabido, la credibilidad no se autoproclama de un momento para el otro y sin esperar de los demás un mínimo de revisión, sino que se obtiene de a poco mediante el reconocimiento social del accionar continuo en pos del bien común; sólo así se entenderá que no es de manera forzada que ésta llegará, sino espontaneamente, cuando sea condicion verificable en hechos concretos.
Por esto último es que sinceramente estamos tranquilos respecto de los dichos de Martín Carotti, porque sabemos que miente de manera sistemática y malintencionada sólo para tratar de llevar adelante un negocio particular en franca contradicción con los intereses difusos del colectivo social; pero no estamos tranquilos cuando lo descubrimos operando por lo bajo para los aparatos del miedo y la violencia, y desde ya, no vamos a dejar de denunciar tales situaciones.
   

20/12/12

SAQUEOS EN BARILOCHE: ¿QUIEN ES EL SAQUEADOR? ¿QUIÉN ES EL SAQUEADO?


Desde hace unos cuantos días se venía hablando en la calle a cerca de que podían haber "saqueos" en supermercados de Bariloche. Los principales dealers y punteros de la ciudad se lo habían hecho saber al intendente, de manera fehaciente, o sea, era una versión, pero no tan infundada. Por otra parte, desde los sectores más carenciados de la urbe, insistentemente se venía pidiendo concretamente la entrega de alimentos, seguramente ha de ser porque no tienen que comer... pero bue, funcionarios que cobran $ 40 mil por mes (más de lo que cualquiera de aquellos solicitantes podría caranchear en al menos 10 años) no deben entender demasiado la escencia del reclamo, por eso ha de ser que cuando las papas queman... se borran. Lo que queda claro de todo esto es que quien avisa no traiciona...

Muchas veces las imágenes hablan por sí solas, pero su interpretación depende del cassette que tiene cada uno, el posicionamiento de cada uno dentro de la matrix y la voluntad o predisposición individual para analizar un poco que todo tiene que ver con todo y nada es casualidad. El estudio y comprensión de la "teoría de la masa crítica" nos ayuda a comprender un poco eso...

El caldo de cultivo ideal...

Luego de los sucesos del 17 y 18 de junio de 2011 la situación social de Bariloche se mantuvo en un estado de permanente y continua tensión, pendiendo de un hilo muy fino y endeble que cualquiera sabía que en cuestión de tiempo se podía cortar. Desde entonces aparecieron opinólogos y falsos iluminados de las más varadas calañas y prontuarios que uno pueda imaginarse, se profirieron toda clase de impostaciones ideológicas (apócrifas, por supuesto), se hicieron muchos anuncios (quizás como nunca ocurrió en la historia de la ciudad), hubieron elecciones y cambios de autoridades, pero en escencia, para los pobres, los despojados y ninguneados nada cambió, aunque las puestas en escena y el relato oficial pretendieran insinuar lo contrario.
La situación de los últimos días era un secreto a voces, una realidad cantada que a cualquiera, por lo bajo, le mantendría la epidermis erizada, tan sólo por el hecho de que no se está haciendo nada concreto para contenerla. Hace semanas que todos los responsables decisores estaban en conocimiento que esto iba a suceder. Es más, incluso ensayaron una suerte de medida de mitigación, a pesar de que los supermercadistas les mostraron el codo y les dijeron "de acá", cuando las autoridades les fueron a mendigar. No obstante algunos tiraron un huesito, pero lamentablemente no lo hicieron rendir como corresponde: como toda andanada de raigambre "nac&;pop", esta repatija de migajas también fue discrecional y selectiva, además de extemporánea y lenta, muchos se quedaron afuera y la desazón y la bronca se multiplicó en la misma proporción que se multiplican día a día los platos vacíos en el Alto de Bariloche.

Actitudes institucionales que no ayudan para nada...

A pesar del contundente 54% y el efecto arrastre en casi todo el país (incluida la provincia de Río Negro), el intendente de Bariloche ganó las elecciones con un escaso márgen y de los 11 concejales sólo metió a 3 (más otro a través de una colectora). Llegó a ser candidato cuando legalmente estaba imposibilitado de serlo: a pesar de ser un empresario adinerado y terrateniente, era deudor del propio municipio que aspiraba a gobernar, hasta que dejó de serlo, repentinamente y de una manera un poco extraña: concurrió a una oficina pública a cancelar su deuda en horas de la noche.
Estas actitudes se ven reforzadas  a diario con las de ciertos personajes provenientes del hampa, de los cuales se rodea; por ejemplo: el conocido episodio de la "secretaría de turismo paralela" que el propio intendente decía desconocer, o el señor que se dedicaba a señalar y amenazar periodistas en las conferencias de prensa, y así numerosos casos más de esta índole...
Recientemente, también ha apelado al andamiaje institucional local, que siempre está al servicio del poder, para llevar a cabo una serie de actos de hostigamiento a la prensa local, includo también hasta hacia una vecina que le reclama una escritura de un terreno que el Sr intendente le vendió; hechos que indudablemente marcan a fuego el estilo que tiene este señor para gobernar un municipio caótico y socialmente conflictivo, que precisamente, necesita de una figura algo más carismática y menos violenta para llevarlo adelante y sacarlo a flote. Recordemos además que Omar Goye, junto a unas cuantas caripelas conocidas de Bariloche, están acusados de afanarse dos palos verdes, imputados desde hace casi 10 años en una causa judicial que parece caminar hacia la nada, como ocurre con todas aquellas denuncias que involucran a funcionarios y otras figuras públicas arrimadas al poder.
Como cereza del postre, para completar el cuadro dantezco institucional que vive Bariloche: el intendente (que estaba plénamente informado de que todo esto iba a suceder)  no tuvo mejor idea que irse de viaje. De hecho, la costumbre que tiene de viajar ha sido motivo de contínuas críticas, en una ciudad que imperiosamente necesita de austeridad de parte de los funcionarios públicos, una austeridad que obviamente, brilla por su ausencia. Esta circunstancia de haberse ido de viaje, sumado a las versiones refrendadas por los propios funcionarios municipales, de que iban a haber saqueos, fue un particular motivo de insistentes rumores que circularon durante las últimas horas del día: lo sucedido fue una suerte de "autogolpe" (al mejor estilo Fujimori); aunque, claro está, no existen demasiadas evidencias para corroborar, al menos en el plano teórico, esta versión.
También es llamativa (aunque no ha sido muy visibilizada) la decisión institucionalmente aberrante, de que cada vez que se ausenta, el intendente deja a cargo del municipio a su secretario privado, en lugar de la presidente del Concejo Deliberante, que es quien, de acuerdo a la carta orgánica vigente, debería asumir cuando él se va. Curioso también, porque ella era parte de la misma lista electoral que lo llevó al cargo que ocupa, de la misma facción que disputó las internas locales del FPV y en líneas generales comparten las mismas apreciaciones benévolas hacia el "modelo".
Difícilmente las autoridades puedan inculcar institucionalidad en la población, cuando con su ejemplo hacen todo lo contrario...

y... con tanto lenguaraz suelto, no pasó otra cosa que lo que tenía que pasar

Si los dealers y los punteros locales que tienen absoluto control de la calle en Bariloche advirtieron que iban a haber saqueos, dichos que además fueron propalados por la prensa local, por lo cual también la población estaba enterada: ¿porqué cuernos alguien podría pensar que no iba a pasar lo que paso? Dicen que quien avisa no traiciona y si arriba, en las castas sociales más distinguitamente encimbradas de esta región del país, está lleno de delincuentes: ¿qué clase de inhibición esperan que pueda haber de parte de los despojados o relegados del sistema? porque más allá de dos o tres encapuchados que aparecieron al principio, después todo el mundo vio que la gente (y no unos pocos inadaptados, como dicen algunos) entraba en masa a cuanto supermercado había disponible, primero en la zona del alto y después en otros sectores de la ciudad. Y por cierto, no fueron unos pocos, fueron varios cientos. Y los comercios saqueados no fueron dos o tres, fueron decenas. Y lo que se llevaron no fueron sólo plasmas, también se llevaron comida, pañales, etc... hasta había niños que salían corriendo con juguetes... Evidentemente los medios corporativos, como son así por naturaleza, rápidamente se encargaron de focalizar estas cuestiones, para generar en la población una suerte de distorsión respecto de la situación. Cualquier barilochense con dos dedos de frente, sabe que la mayoría de los supermercados de la ciudad no venden electrodomésticos ni artículos electrónicos costosos...

Si es que están muertos de hambre, porqué afanan televisores?

Algo así sólo pueden interpretar los aduladores extremistas del simplicismo pragmático, que siempre aparecen por doquier como hongos después de la lluvia; y ante sucesos como estos, de una complejidad social que requiere un análisis concienzudo que va más allá del mera interpretación política, sólo atinan a respuestas autómatas que no sólo no aportan a ninguna solución, sino que contribuyen a remarcar, mediante el uso exacerbado de la violencia verbal, las diferencias sociales que parecieran volverse cada vez más infranqueables en una sociedad tan pacata e hipócrita como la de Bariloche.
Todos sabemos que los supermercadistas, acá y en la China, son tan astutos que dentro de sus locales colocan los televisores y demás aparatos electrónicos y electrodomésticos cerca de las puertas de ingresos a los locales, y los alimentos los ponen en las góndolas del fondo. Para los empresarios capitalistas esa regla que choca contra toda lógica en materia de seguridad, es una condicion sin equanon del márketing comercial que motiva su descontrolada e irreflenable ansias por embolsar dividendos a como dé lugar, el caza-bobo más elemental que en su lógica materialista "bobo es quien no la implementa". Entonces, si cuando se produce un desborde social en un supermercado (que como todos sabemos, no es la primera vez que ocurre), quienes ingresan a buscar alimentos, en el camino se topan con plasmas, netboks, tablets, celulares y demás aparatejos de esa naturaleza: ¿algún cráneo piensa que por más que estén cagados de hambre van a dejar de manotear otros elementos de valor a su raudo paso? ¿qué altruismo pretenden inculcar aquellos opinólogos de ocasión que miden los actos de los demás sólo con la vara del prejuicio enquistado que representa el valor material y/o monetario de las cosas? Pero, claro, es más simple decir que por el sólo hecho de que se roban artículos electrónicos, no están cagados de hambre, de frío, sin educación y sin laburo (o en su defecto, sin planes sociales como los que reparten, que no cubren ni una mínima parte de las necesidades básicas), que en hacer un mínimo esfuerzo de razonamiento para interpretar, al menos supreficialmente, porqué pasa lo que pasa en Bariloche; en ese sentido la pereza intelectual es un signo de los tiempos y básicamente por eso estamos como estamos y desde ya, peor no se puede estar, pero vayamos más allá aún (porque el futuro es "todo un palo"): el abismo no parece tener fondo...
En definitiva, luego de ver, leer y escuchar, las imágenes, fotos, escritos y declaraciones de todo tipo que hubieron, y la reacción pro-sistémica de un sector importante de la opinión pública, demuestra lo nefasto que puede resultar el efecto en masa de tomarse en serio una propaganda...

Quedate piola, que acá no pasa nada...


Su hay alguien cuya voz brilló por su ausencia ante lo ocurrido hoy, esos fueron los dueños de los supermercados saqueados, o más bien sus gerentes locales, porque los dueños es obvio que viven afuera.
Esta actitud de quedarse muzza ante tantos desmanes, puede sorprender, aunque termina resultando obvia si indagamos un poco respecto de las causas coyunturales que tiene la crisis social estructural que padece Bariloche. En general, un importante sector de la opinión pública local tiende a responsabilizar al turismo de todos los males que padece la ciudad, como si esa actividad fuera la única que existiera o la única que fuga la casi totalidad de sus dividendos. Un análisis no demasiado profundo de la matriz económico-productiva de la ciudad, empezará por revelar que eso no es así: precisamente los supermercados, junto con los bancos, inmobiliarias, empresas constructoras, casinos y la propia afip, son quienes más dimero se llevan de Bariloche. Cerca del 70% de la renta bruta producida con el trabajo y el esfuerzo de todos los que habitamos la ciudad, se fuga de la ciudad; de esta porción, practicamente la mitad (o sea, 35% de la renta bruta de Bariloche) es recaudación impositiva del Estado Nacional que no retorna ni en una décima parte...
Las grandes cadenas comerciales tienen sucursales por todos lados, y ciertamente, fuera de la avaricia que encierra el mantener y hacer crecer de manera exponencial un negocio tan gande ¿qué le hace un tigre más a la mancha? Pero más allá de eso, no es la primera vez que saquean supermercados en Argentina, por eso es más que problable que todos ellos tienen contratado algún tipo de seguro contra todo riesgo, incluso el social, que a pesar de ser extremadamente dificíl de calcular ante la aleatoriedad de su recurrencia, no por ello no van a dejar de existir empresas que ya le han de saber sacar provecho económico a tales situaciones. Y si no tienen seguros, ya buscarán la forma de hacerle juicios al estado o de transar alguna exención impositiva compensatoria.
El que no la debe haber pasado bien, verdaderamente es el almacenero de barrio que cayó en la volteada, a ese, como a cualquiera de nosotros, no lo protege nadie, ni el Estado con sus dádivas ni el empresariado con sus acciones corporativas...

Y como era de esperar, el circo político no podía dejar de hacerse presente y aportar su cuota de cinismo...

Tal vez es, en estas circunstancias aciagas, cuando la casta dirigencial exterioriza lo peor de sí, a través de lo que mejor saben hacer: propalar toda clase de sandeces e inexactitudes con el único objetivo de expiar culpas e incitar a la confusión. La lógica discursiva del poder, ante situaciones críticas, siempre tiende a cuidar su imagen particular de cualquier salpicadura que pudiera mancillar su alicaído y ficticio prestigio, más que a aportar argumentaciones concretas que permitan determinar de manera fáctica y empírica, las causas de porqué pasa lo que pasa y al menos abrir caminos que conduzcan a resolver el problema.
Veamos por ejemplo lo que dijo el Senador rionegrino Miguel Pichetto, un hombre de raigambre desestabilizadora y destituyente, con claros y recientes antecedentes orquestados en este sentido, que nada más ni nada menos es candidato a ser tercero en la línea sucesoria presidencial, luego del conflicto político derivado a nivel nacional con el reciente fallo judicial del caso Marita Verón: este nefasto personaje afirmo respecto de presuntos instigadores "tienen que ver con posiciones anarquistas que vienen de organizaciones de extrema izquierda, que hace pocos meses han provocado disturbios frente al Centro Cívico". Más allá de que evidentemente esta posición responde al carácter desarraigado de alguien que visita ocasionalmente la ciudad con casi la misma frecuencia que lo hace cualquier turista; en qué quedamos, Pichetto ¿son anarquistas o son de izquierda? ¿en qué se basa para emitir semejante juicio de valor? ¿puede aportar algún dato concreto? ¿o lo que dice es sólo parte de la retórica que alimenta el insaciable circo político?
El Gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, archirrival del anterior, no se queda atrás en la cadena de desaciertos discursivos: "La total ausencia de un reclamo de tipo social queda evidenciada en los elementos que fueron sustraídos en los saqueos, ya que se puede ver claramente como los manifestantes se apropiaron en su mayoría de electrodomésticos y televisores de alta gama y no artículos de primera necesidad" ¿En qué quedamos, W: es o no un reclamo social? ¿no? ¿y entonces porqué dice que hay "manifestantes"? ¿hace falta repetir como loro y propalar a tontas y a locas tanta cantidad de inexactitudes en tan pocas palabras?
Y Larraburu de Giglio, ah bue... en calidad de qué sale a decir las barbaridades que dice ¿en calidad de diputada de la Nación? ¿o de dueña de la cadena de supermercados "Todo"? porque pareciera, que además de pregonar un doble discurso, estos tipos, que deberían estar la mayor parte de su tiempo velando por los intereses del pueblo (para eso cobran fortunas a las que nadie puede acceder ¿no?), resulta ser que además no despegan los ojos ni un minuto de sus libros contables. O sea, ellos y sus acólitos y aplaudidores, no solo avalan por lo bajo la doble moral devenida de una doble vida, sino que la predican a diario con el ejemplo, y vaya si no, doña Silvina García Larraburu! Nadie más indicada que usted para salir a decir que "grupos organizados están saqueando la ciudad" ¿Acaso su corporación no viene haciendo eso hace años en toda la Patagonia?
Recordemos además, que a la cadena de supermercados "Todo" que prtenece a Sailvina Gacía Larraburu, le fueron saqueadas varias sucursales, ha sido tal vez la cadena de supermercados más afectado, pero como dato curioso: a pesar de los dichos de la dipu-empresaria, en ninguna de las decenas de sucursales que posee en toda la Patagonia se venden electrodomésticos ni ningún otro artículo sunstuario, así que sería bueno de su parte, ya que Ud tiene la posta, Sra, que deje de ser cómplice de la propaladora de falsedad ideológica instalada por el aparato político-corporativo al cual pertenece y le diga a sus camaradas que cambien el discurso...
Más allá de que la casi totalidad del espectro político, tiene como denominador común la recurrente torpeza de caer en la simplificación discursiva explicitada con anterioridad: pareciera que ellos, lejos de hacer un anális concienzudo de lo que realmente está pasando, utilizan como fuente de sus dichos los títulos reaccionarios que los medios corporativos no han escatimado en bombardear por estas horas (curiosamente los mismos medios que dice criticar la obsecuencia debida, ahora que está en el tapete este tema de la aplicación discrecional de la ley de medios). Si hasta cuando por estas horas los políticos abren su bocota para referirse a la situación que nos aqueja, se parecen más a un lector histérico de esos medios que a un funcionario decisor que como tal debería guardar mesura y analizar la situación con al menos un mínimo de conocimiento y objetividad, libre de cualquier prejuicio. Así estamos, y no precisamente por obra y gracia del espíritu santo...

¡Viene Barny a Bariloche! ¡Yo quiero estar ahí!

Lamentablemente parte de esa sociedad pacata e hipócrita de Bariloche que siempre despotrica contra el prójimo, está más preocupada en la trascendencia nacional e internacional que está tomando lo que está pasando, que por otra cosa... Por eso debe ser que, como en anteriores oportunidades, varios de los mismos opinólogos de ocasión también salieron a pedir encarecidamente que venga mano dura, y desde ya, como no podía ser de otra manera, la mano dura viene en camino.
Al multi-mediático y rimbombante Secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, lo llevan a Bariloche en dos aviones Hércules, junto con una comitiva de 400 gendarmes. Esa cantidad de uniformados, no es como muchos creen, los refuerzos de seguridad que muchos están esperando para de una vez por todas terminar con esos "desmanes" y disciplinar a la horda de inadaptados que los están provocando; ninguna apreciación puede ser más desacertada: esa cantidad de uniformados indudablemente conforman su guardia personal. Es que tal vez hay que entenderlo un poquito: el Secretario de Seguridad se siente "inseguro" a pesar de que se la pasa diciendo que "la inseguridad es una sensación".

En definitiva: ¿quién es el saqueador? ¿quien es el saqueado?

Hay un dicho que dice "ladrón que roba a ladrón tiene 100 años de perdón" y vaya si viene al caso! en un país como este, llevarse gratis a su casa un artículo electrónico o electrico, como puede ser un plasma, PC de última tecnología, celulares digitales (caro y por ende inaccesible para la mayoría de la población), o culaquier electrodoméstico que sirva para hacer más confortable o al menos llevadera la vida de los laburantes, no debería ser delito, porque todos los que habitamos este país ya hace rato que pagamos con creces y de manera por demás sobrada un costo similar al de miles de milones de esos artículos... y ni hablemos de los alimentos, que paradójicamente faltan en muchas mesas, como es de público conocimiento...
A ver, si al menos por una vez en la vida, nuestros funcionarios emplearan su inteligencia en algo diferente a planificar día a día como engrosar su patrimonio personal de la manera más abultada en el menor tiempo posible a costa del sacrificio ajeno; y se pusieran a analizar la matriz de saqueo viegente, tal vez entenderían la lóigica de lo expresado en el párrafo anterior.
Los argentinos en teoría vivimos en un país minero y por ende deberíamos tener facilitado el acceso a los artículos fabricados con el producido de nuestro suelo y trabajo:
  •  Proveemos la materia prima, sin la cual no podrían fabricarse esos artículos
  •  Ponemos la fuerza laboral para extraerla, sin la cual no habría tal extracción
  •  Otorgamos las facilidades impositivas para que las empresas se lleven los minerales y fuguen sus ganancias, tributando mucho menos que cualquier productor y exportador argentino, facilidades sin las cuales esas empresas dicen que no vendrían al país a extraer metales y llevárselos.
Aún poniendo todo esto, los productos fabricados con los metales extirpados gratuitamente de nuestro suelo, son inaccesibles para la mayoría de la población, cuando no a un alto costo, más allá de la voracidad consumista que el sistema intenta insuflar en cada uno de nosotros como vara para medir el éxito o fracaso de las realizaciones personales o como dato estadístico para establecer de manera caprisoa y maniquea, el nivel de vida de la población...
Los argentinos vivimos en un país que produce alimentos para 400 millones de personas, si hasta nos dicen (y hasta nos autoproclamamos) "el granero del mundo". Sin embargo y a pesar de que somos una décima parte de esa cantidad de gente, en nuestro país y específicamente también en nuestra ciudad, hay seres humanos que no tienen qué carajo comer; y desde ya, a la mayoría nos cuesta tiempo y esfuerzo, no sólo alimentarnos como corresponde, sino también conseguir con qué, cuando dado la abundancia que hay en esta tierra tan cargada de prodigalidad, debería ser prácticamente gratis para todos y todas...
Entonces, señores gobernantes ¿podrían decirnos con un criterio objetivo y con la totalidad de los argumentos fácticos puestos sobre el tapete, quién es el saqueador y quién es el saqueado? ¿tendrán la suficiente lucidez para discernirlo? ¿tendrán la predisposición y/o voluntad necesaria para hacerlo? Me imagino que no, por eso es que de parte de ustedes no espero absolutamente nada; pero no por eso voy a desilucionarme, porque sus respuestas, además de inconducentes, siempre fueron obvias...

Recuerdos del futuro...

Es obvio que no podemos pretender que quienes han urdido e implementado el "modelo" (beneficiándose personalmente con él), haciendo cuanto esté a su alcance para mantenerlo en funcionamento, sosteniéndolo a diario, estén ni tan siquiera remotamente pensando en cambiarlo, ni siquiera en lo más mínimo. Lo que pasa no es casualidad, ni nenos aún novedoso... Menos aún el "efecto espejo" que está acaeciendo en diferentes puntos del país, mientras termino de escribir estas líneas...
En definitiva, en el 2001, hace exactamente 11 años, cuando también se desbarrancaba el país (tal vez de manera más explícita, aunque no menos catastrófica que hoy) y parecía que no podía haber un abismo más profundo, también irrumpían en los comercios y se afanaban de todo, además de alimentos: electrodomésticos, TVs, PCs, celulares, ropa, hasta quemaban autos, como ahora...
Es inevitable no caer en una comparación con la crisis del 2001, máxime con la (si se quiere) casual coincidencia de fechas, aunque en el fondo, las fechas son un convencionalismo más del sistema saqueador, porque el verdadero saqueador, el que en vez de pasamontañas se pone guantes blancos para hacerse de lo ajeno, quiere tener todo fríamente calculado... Pero claro, siempre hay alguno que va a saltar diciendo que no estamos igual que en el 2001; por supuesto que no estamos igual: ahora estamos más saqueados, más contaminados, más transgenizados, nos invadió la megaminería, la soja, la depredación pesquera, forestal, etc., las bases norteamericanas, las mafias de la droga, la trata y la esclavitud sexual con banca del cerco político-jurídico-empresarial de turno, la entrega total de los bienes comunes y la soberanía del territorio a corporaciones y estados extranjeros. Ahora, la maquinaria de la muerte adoptó nuevas modalidades para seguir operando impunemente y que el genocidio no sea tan visible, como lo era en la dictadura: ahora arrojan miles de toneladas de cianuro, glifosato, compuestos clorinados y cuanta porquería mortífera se les ocurra inventar, para contaminar el agua, el aire y suelo, sobre vastas porciones del territorio y de la población, para que la gente se muera lentamente, sin que se sepan las causas; y de esa manera, los genocidas no puedan ser juzgados después de 40 años, como está pasando ahora: se dieron cuenta que tarde o temprano caerían de una u otra manera y por eso perfeccionaron la metodología, fundamentalmente por que el show del capitalismo debe continuar. Algunos dirán que no tiene nada que ver: ¿como que no tiene nada que ver? ¿acaso en Bariloche vivimos en una burbuja?
Eso sí, más allá de que, con cierto tino del poco que les queda, no se largaron a reprimir abiertamente, las respuestas discursivas que estamos escuchando hoy son exactamente las mismas que oímos por aquel entnces "que son grupos organizados, radicalizados, de extrema izquierda, anarquistas, extremistas, violentos, ladrones, delincuentes, etc..." y eso es lógico que así suceda: ¡si hasta las caripelas que vociferan eso son las mismas...! Algunas figuritas fueron cambiando o moviéndose dentro del tablero político (como si la política fuera un juego y no me cabe ninguna duda que para ellos lo es); pero en escencia, el cúmulo dirigencial es el mismo. Tan sólo en los últimos años hemos asistido a una suerte de devaneo o gatopardismo veleta, tal vez nunca visto: ayer fueron menemistas, después se incorporaron a la Alianza, después se pudrió todo y devinieron en duhaldistas y ahora están "unidos y organizados" para saquearnos a como de lugar, el "vamos por todo" no es solamente discursillo de barricada, señores/as, es una clara advertiencia de lo que viene; y lo que está pasando (que no ha sido "lo peor"), es parte de eso...
Por eso siempre digo que la Historia Argentina pareciera ser lo único que somos propensos a reciclar (por más que estamos cada vez más tapados de basura): el sistema está tildado, inmerso por completo en una suerte de "comprobación de redundancia cíclica", inevitablemente necesita ser receteado... Y encima en vísperas del fin del mundo: está todo prestidigitado para que pase lo que está pasando, ni más ni menos ¿que más podemos decir...? que tengan un próspero 2013, lleno de dicha y felicidad, como decía Tato: "vermú con papafritas y gudchou..."

SI TE PARECIÓ INTERESANTE EL CONTENIDO, TAMBIÉN PODÉS VER LAS NOTAS ANTERIORES MÁS VISITADAS...